Cada minuto se registran 49 ciberataques en la Argentina. En la mayoría de los casos se trata del ardid conocido como phishing, un engaño digital con el que se intenta convencer a usuarios de registrar sus datos secretos en páginas falsas armadas por piratas informáticos. Los trucos básicos apuntan a duplicar páginas de entidades bancarias en procura de capturar claves. Otros esquemas son más sofisticados en busca de atrapar información sensible mediante el uso de lo que se conoce como ingeniería social.

La trampa funciona aquí y en el mundo, por lo que especialistas en seguridad informática afirman que el próximo año podría registrarse un aumento de ciberdelitos orientados al robo de servicios de streaming, aquellos que ponen contenido multimedia disponible en la web, como Netflix, con películas y series.

En el último año la región sufrió ciberataques masivos a usuarios, compañías y bancos. En México padecieron el Dark Tequila Añejo, un sofisticado malware para robar información financiera; mientras que Brasil fue víctima de BRata, un malware que de forma remota puede acceder cualquier celular que use el sistema Android.

La Argentina también tuvo su alta cuota de delitos informáticos mediante una sucesión de avances de phishing que apuntaron específicamente al robo de claves para ingresar en el home banking de las víctimas. Los intentos de vulneración de sistemas digitales en nuestro país fueron múltiples: un informe de Kaspersky, una de las empresas referentes en materia de seguridad informática, reveló que hubo 25.700.000 de ataques de malware en la Argentina.

Esa compañía de ciberseguridad destacó, además, que los ataques a la banca electrónica vienen en aumento desde 2018 y que se espera, incluso, un incremento de las amenazas cibernéticas. Según la última encuesta de Amenazas Persistentes Avanzadas (APT) que cada año elabora Kaspersky, el panorama de los ataques dirigidos cambiará en los próximos meses.

Santiago Pontiroli, analista de la firma, adelantó que entre los problemas más graves previstos para el próximo año figuran los ataques de alto perfil a las instituciones financieras, así como estafas relacionadas con los bitcoin s, ya que no solo habrá un aumento de ataques conocidos como “sextorsión” (en los cuales se acusa a la víctima de haber visto material pornográfico en su equipo y se la amenaza con delatarla públicamente), sino otras estafas más elaboradas para recaudar fondos a través de phishing dirigidas a usuarios de sitios de compraventa digital, así como de intercambio de criptomonedas.

“El malware dirigido a los clientes de servicios financieros seguirá existiendo. Sin embargo, habrá cada vez más ataques a bancos. Los cibercriminales se están preguntando ‘¿por qué robar 10.000 dólares a un usuario si podemos sacarle 10 millones directamente a la entidad financiera?'”, comentó Pontiroli.

Esta tendencia podría aumentar, tal como se ha observado recientemente en Brasil, México y Chile. Esa clase de ataques continuará en América Latina, realizados tanto por grupos cibercriminales locales como por grupos internacionales, como Lazarus y Silence, que aumentarán su presencia en la región, aseguró el experto.

También vaticinan ataques masivos de ransomware (pedidos de rescate para la devolución de cuentas o datos robados) y ataques en los dispositivos móviles. Estadísticas de Kaspersky confirmaron además que existe un mundo de operaciones maliciosas en los dispositivos móviles de Android. En América Latina detectaron seis ataques de malware móvil por minuto en los últimos 12 meses (para todos los sistemas, excepto el iOS de iPhone).

Kaspersky descubrió que este año hubo 4509 ataques de phishing por día en el país, mientras que la región tuvo un 35% de crecimiento en comparación con 2018. Pontiroli consideró que “en la Argentina se destacan sobre todo ataques de phishing a sistemas de billeteras digitales, bancos y para el robo de cuentas de sitios de entretenimiento”.

Fuente: La Nación

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>