Robaron todo de la escuela Luz y Fuerza

Desde alimentos hasta netbooks, los malvivientes se llevaron casi todo lo que tenía la escuela y lo que no les servía lo tiraron. Ocurrió ayer en el barrio Hipólito Irigoyen.

 

Graciela Aguilar, directora de la Escuela 354 Luz y Fuerza del barrio Hipólito Irigoyen lamentó el robo del que fue víctima el establecimiento. Habría ocurrido la noche o madrugada del día sábado.

 

“A nosotros nos avisaron del robo ayer a la siesta y concurrimos con la vicedirectora y secretaria, fue indignante, sentí el dolor que me llegó al alma, profesionalmente crecí en esa escuela por eso la considero mi casa y por más que no viva en ese barrio lo considero mi barrio, los alumnos son mis niños, realmente nuestro Día de la Madre se vio empañado”, comenzó contando la directora muy dolida con lo ocurrido.

 

Respecto al hecho delictivo dijo que “se robaron de todo”. Es que se llevaron televisor, proyector, garrafas, mercaderías, micrófonos, ventiladores, equipo de audios con los parlamentes y dinero en efectivo que había en la escuela. Incluso termómetros y 27 netbooks. “Se llevaron hasta las golosinas que teníamos para los chicos, se llevaron leche, azúcar, arroz, yerba, se llevaron todo, todo”, agregó la directiva.

 

Aguilar lamentó el hecho de vandalismo y manifestó su indignación y dolor por lo ocurrido debido a que todo lo que tenían lo consiguieron con mucho trabajo y colaboración de los padres y docentes.

 

Recorriendo la escuela, encontraron con la policía dentro de un tanque de agua el proyector, una jarra de vidrio y resma de papel.

 

“Nuestra escuela está dentro de un barrio humilde y nos dio mucha bronca ver el desastre que hicieron, me dolió que robaron en la escuela donde quizás concurren los hijos o los propios alumnos que asisten a la misma. Nos ha costado tanto levantar la escuela”, dijo la directora.

 

Mencionó que también encontraron los armarios rotos, se llevaron documentación, rompieron el libro de firmas de los maestros. Robaron “hasta los regalitos que las maestras tenían en sus armarios”.

 

Además, tomaron unas manzanas que había en la escuela, le dieron dos o tres mordiscones y las tiraron en el patio.

 

La institución está ubicada en el corazón del barrio Hipólito Irigoyen y cuenta con una matrícula de 719 alumnos. Mencionó la directora que “hay chicos que si no desayunan o meriendan en la escuela no comen otra cosa en sus casas y estos sinvergüenzas, esos animales se tomaron el trabajo de sacarle la comida de la boca a nuestros niños”.

 

Por ultimo dijo que es muy difícil encontrar sereno, o comprar alarmas o cámaras porque es muy caro, los padres ayudan con la cooperadora pero es imposible acceder a eso, sostuvo al hacer un pedido a las autoridades para poder contar en el futuro con un sereno.

Need Help? Chat with us