Se viene una ola de calor extremo y duradero en gran parte del país con máximas que podrían superar los 40ºC

“La Niña está con nosotros. Por segundo año consecutivo tenemos los efectos de este fenómeno con probabilidades muy altas de que se mantenga todo el verano”, advirtió en su cuenta de Twitter el Servicio Meteorológico Nacional.

Su presencia provocará que desde este lunes y hasta el viernes, una ola de calor extrema que afectará gran parte del centro del país y el norte de la Patagonia con temperaturas superiores a 40ºC en algunas regiones como CABA, provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, entre otras.

No sólo por los registros térmicos que serán muy elevados, sino también por la persistencia de los mismos. Entre los valores, se destacan temperaturas de entre 36 ºC y 40 ºC en sectores del norte patagónico, provincia de Buenos Aires y La Pampa; mientras que sobre Córdoba, Santa Fe, gran parte de la zona cuyana y Entre Ríos podrían alcanzar marcas entre 40 ºC y 44 ºC. Los valores más extremos, en tanto, se podrían registrar en Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Salta, entre 44 ºC y 48 ºC.

“Un patrón de circulación atmosférica bloqueada se irá forjando con el correr de la próxima semana, en una configuración muy poco frecuente aunque más probable de encontrar en esta época del año bajo La Niña dando condiciones ideales para que se produzcan las olas de calor más intensas que puedan verse en Argentina”, precisaron desde el sitio Meteored.

Bajo este escenario, el sur de Sudamérica tendrá al martes al 11 como el día más caluroso de la región y a la Argentina específicamente como el lugar donde se registrarán las mayores temperaturas; coinciden los meteorólogos.

“La ola de calor se extenderá con mucha fuerza sobre gran parte del país al menos hasta el jueves 13, con temperaturas máximas que estarán entre 10 °C y 15 °C por encima de lo normal en provincias centrales como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos”, detallaron los expertos de Meteored.

Ante este escenario, desde el Servicio Meteorológico Nacional advirtieron que si bien “es un fenómeno típico del verano, no lo es que persista tanto tiempo”. Y agregaron: “Uno espera condiciones de calor típicas de verano, pero la realidad es que cada vez son más frecuentes y más intensas”.

En tanto, el calor extremo es atribuido al calentamiento global que sufre el planeta: “Hay una tendencia que también está relacionada con el calentamiento (global), porque si la Tierra se está calentando, los eventos de calor cada vez van a ser más extremos”.

Consejos para cuidarse del calor

Todo indica que el SMN emitiría un alerta violeta, que significa que “se esperan fenómenos que pueden presentar inconvenientes o dificultades en el normal desenvolvimiento de la vida social”.

Para evitar los efectos de la ola de calor extremo que se avecina, se recomienda aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada; no exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17 horas); evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas; evitar comidas muy abundantes; ingerir verduras y frutas; reducir la actividad física; usar ropa ligera, holgada y de colores claros, sombrero, anteojos oscuros; permanecer en espacios ventilados o acondicionados.

Ante dolor de cabeza, vértigos, náuseas, confusión, convulsiones y pérdida de conciencia, piel enrojecida, caliente y seca, respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados), el SMN aconseja: “Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta. Intentar refrescarlo, mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica”.

Entre los síntomas del agotamiento por calor, se encuentran la sudoración excesiva, la piel pálida y fresca, la sensación de calor sofocante, la sed intensa y sequedad en la boca, los calambres musculares, el agotamiento o debilidad, los dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos, los dolores de cabeza, la irritabilidad, los mareos y los desmayos.

Cuando el cuadro es aún más grave, la temperatura del cuerpo puede superar los 39°, la piel se pone roja caliente y seca, la respiración y frecuencia cardiaca acelerada, un dolor palpitante de cabeza, vértigos, mareos desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento, y convulsiones.

En los más chicos prestar atención a signos de alerta como sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros. En los bebés, asegurarse de que la piel no se encuentre muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.

Need Help? Chat with us