Con un polémico gol de Wanchope Ábila, Colón le gana a River Plate en Santa Fe

En medio del “caso Beltrán”, el Millonario intenta cosechar una victoria en su excursión a la casa del Sabalero.

Uno de los platos fuertes del día tiene lugar en el Brigadier General Estanislao López. En ese escenario, popularmente conocido como el Cementerio de los Elefantes, se ven las caras dos equipos que se arman pensando en la Copa Libertadores y que aún no lograron cosechar una victoria en lo que va de la Liga Profesional. Colón recibe a River Plate. El árbitro es Patricio Loustau, mientras que en el VAR está Héctor Paletta.

El Millonario desplegó desde el inicio su intensa presión extendida, ante un Colón que intentó salir de abajo de todos modos. Así, en cinco minutos contó con dos chances de gol en los pies de Julián Álvarez. Primero, a los 2′ Enzo Fernández lo dejó cara a cara con Burián, que llegó a anticiparse. Y a los 5 se hizo cargo de un tiro libre que el arquero envió al córner.

Con un De la Cruz participativo y mucha movilidad, la Banda mostró mayor fluidez que ante Atlético Tucumán, aunque le faltó sintonía fina en los últimos metros. Al Sabalero le costó iniciar las acciones, se acomodó cuando Bernardi y Aliendro lograron hacerse del balón y lastimó sobre todo de pelota parada. A los 29′, tras cesión del citado Berardi, Wanchope Ábila rozó el balón, pero estuvo atento Armani para extinguir el riesgo dando un paso al frente.

Cuando los de arriba lograron conectar, River amenazó. A los 37′, De la Cruz exigió a Cachorro Burián con un intento potente y bien direccionado. Y a los 44 elaboró la mejor acción de la etapa, con la combinación del uruguayo, Álvarez, Barco y otra vez el Araña, que extrañamente definió mal de frente a la valla.

La segunda parte se inició con una primera gran polémica. Al minuto, Wanchope Ábila convirtió haciendo una diagonal de izquierda al centro, pero fue anulado por offside. El VAR revisó la acción por más de tres minutos y Loustau terminó anulando, pero la jugada dejó dudas.

River siguió mostrándose más ambicioso en el pleito, más allá de los amagues de Farías, las pincelada de Bernardi o la luz de alarma que representa Wanchope. Lo tuvo Simón con un tiro cruzado, pero tapó Burián.

A los 26 minutos regresó la controversia: Pierotti cambió de frente de derecha a izquierda, Farías controló la pelota, amagó y habilitó a Ábila, que resolvió con sapiencia. Pero otra vez el juez asistente levantó la bandera. Y comenzó el show del VAR. Pareció estar levemente adelantado, pero con claridad. Recién a los 32 minutos llegó la resolución desde la sala VOR en Ezeiza: gol. El trazado de las líneas del fuera de juego a través de la tecnología dejó pocas certezas.

Este encuentro se da en el medio del resonante caso Beltrán. El Sabalero se mantiene firme en su postura de no ceder el delantero antes del 30 de junio e intenta inscribirlo en la lista de buena fe para afrontar la ida de los octavos de final del torneo internacional, lo que perjudicaría al Millonario, quien anhela activar la cláusula de repesca.

Los de Núñez apuestan a cortar dos rachas negativas. La primera es hilvanar su primera victoria en lo que va de la competencia tras igualar ante Defensa y Justicia y Atlético Tucumán. La otra es ganar en Santa Fe, algo que no logra desde el Apertura 2010, cuando se impuso por 2 a 1 con goles de Erik Lamela y Mariano Pavone (había abierto el marcador Iván Moreno y Fabianesi). En las cuatro visitas durante la era Marcelo Gallardo cosechó dos empates y dos derrotas.

 

Con las bajas de Paulo Díaz (selección de Chile), Milton Casco (lesión en el gemelo), Juan Fernando Quintero (lesión en el isquiotibial izquierdo), Matías Suárez (distensión en el sóleo derecho) y Robert Rojas (fractura de tibia y peroné), el equipo que salta al campo de juego es prácticamente el mismo que ante el Decano.

El Sabalero, que también inició su camino con dos empates (Atlético Tucumán y Unión, su clásico rival), comenzó a moverse en el mercado de pases al cerrar los arribos del lateral Augusto Schott y Juan Pablo Álvarez, quienes están entre los relevos. Además busca retener a Federico Lértora y Rodrigo Aliendro, algo que por estas horas parece prácticamente imposible (el primero iría a Xolos de México y el segundo tendría acordado su desembarco en Independiente)

La delantera para este compromiso la conforman el joven Facundo Farías (por estas horas se está cerrando una millonaria venta con un grupo inversor que lo colocaría en Europa) y Ramón Wanchope Ábila.

Formaciones:

Estadio: Brigadier General Estanislao López.

Árbitro: Patricio Loustau.

Need Help? Chat with us