Llevaba 3 días muerto y la familia rezaba para que resucite

Una desesperante situación se dio en Las Breñas, donde un joven de 24 años llevaba tres días sin vida, pero familiares directos le rezaban al cuerpo en descomposición para que reviva.

Cerca de las 00 de este jueves personal de la comisaría local se hizo presente en la calle Soloff Michoff entre 6 y 7 del Barrio El Progreso, luego de un llamado de vecinos.

Una vez allí, un hombre de 38 años se presentó dijo que hace varios días había perdido contacto con su sobrino Gastón Chávez, de 24 años, quien vivía en ese lugar junto a su mamá, su padrastro, una hermana y una sobrina.

Ante la descripción del hecho, la policía se dispuso a interiorizarse de los hechos, por lo que buscó entablar diálogo con las dueñas de la casa para conocer el estado del joven aparentemente desaparecido, pero la mamá y la hermana del muchacho atendieron a los efectivos por una ventana, diciendo incoherencias y expresiones religiosas, tal lo expresa el informe policial según el nombrado medio.

La sucesión de hechos empeoró con el correr del tiempo y ya que pasadas las 3 de la mañana llegaron al lugar más familiares de Gastón, el chico aparentemente desaparecido, y rompieron la puerta de la casa para ingresar a la vivienda.

En ese momento el horror se adueño del lugar: “en un dormitorio posterior, sobre una cama, se encontraba un cuerpo en avanzado estado de descomposición, el cual sería de Gastón Chávez “.

Ante la terrible escena, el fiscal en turno determinó que intervenga el médico forense y un perito judicial. Además la UPI resguardó a la menor de la familia, mientras que la mamá, el padrastro y la hermana de Gastón Chávez fueron conducidos a la comisaría.

Según la información posterior, el joven de 24 años llevaba tres días sin vida. El diagnóstico fue “muerte natural”.

“Estas personas vivieron con el cuerpo de su familiar más de tres días con un olor nauseabundo en el domicilio pero ellos decían que estaban orando para que el mismo resucite y se recomponga su estado de salud, pero por lo visto la situación era drástica”, dijo después Daniel Parra, el jefe de la Comisaría de Las Breñas.

Además señaló que “los familiares tenían una actitud desaprensiva, no eran coherentes en sus expresiones, tenían muchas expresiones religiosas. Al consultarle sobre la persona que se buscaba interponían a Dios en sus expresiones “.

“Es una situación religiosa llevada al extremo, ellos hablaban del pastor de una iglesia Evangélica de esta localidad por lo cual se le pide a las personas que sean creyentes que tampoco vayan a los extremos de estas circunstancias. Es la primera vez que toca vivir una experiencia como esta”, agregó Parra.

 

Need Help? Chat with us